¿Viejos, que cosa es eso?

 

 

¿Viejos, que cosa es eso? , responden con firmeza los adultos entre 51 y 80 años de edad en el mundo, al menos eso significa una encuesta llamada “Emprendimiento senior” la cual indica que el 31 por ciento de las personas con esas edades trabajan por cuenta propia, en tanto quienes tienen entre 18 y 49 años solo suman un 29 por ciento.

El informe que elabora GEM (Global Entrepreneurship Monitor), un estudio mundial para el emprendimiento, deja muy claro que antiguos paradigmas de calificar como viejos inermes y desvalidos a  personas adultas que suman más de medio siglo es obsoleto en la actualidad. La oficina de Estadísticas Nacionales de Gran Bretaña reveló que los mayores de 55 años representan la mayor tendencia en las creaciones de nuevas star up .

Y no solo los llamados “viejos” son mas activos al poner en marcha mas negocios, sino que también emplean a más personas con sus proyectos e invierten más dinero. Este escenario rompe por completo esa imagen del emprendedor como un agresivo joven innovador en Internet, con ideas brillantes, quien se hace millonario enseguida.

 “Los mayores no se ven reflejados en esta foto, no les gusta la agresividad y sienten que hay muchos modelos de negocio que no pasan necesariamente por hacerse millonarios rápidamente, por eso no son tan conocidos”, opina Concepción Galdón, directora de innovación social y de Área 31 en IE Business School.

 Frente al ardor juvenil, esta generación de “acumuladores de juventud” posee un arma invaluable: experiencia. Los años trabajados le permitió a esta generación menos joven, construir una red de contactos en la actualidad que les ayuda en sus emprendimientos, eso sin contar dos elementos importantes, como son la capacidad financiera y gran credibilidad. En sus desventajas visibles, tienen menos conocimientos ante las novedosas redes sociales y son más conservadores al tener más cargas familiares.

 “Lo que tienen las personas mayores  es que ven las cosas con más tranquilidad y distancia. Priorizan mejor y también planifican más acertadamente”, según  la académica Galdón.

 Por su parte la empresaria inglesa y asesora bancaria Liz Earle,  mostró sorpresa al ser entrevistada por un periódico digital de su país por las estadísticas tan altas de emprendimientos por parte de los presuntos “viejos”.

“Para ser honesta, me sorprendió: he hecho un montón de tutoría en los últimos años, siempre se centró en los jóvenes . Supongo que estaba cayendo en esa trampa de ser mayor de edad, pensando que las startups eran para los jóvenes”, dijo Earle.

Aseguró que hay muchas razones para que una mujer mayor de 50 años mantenga las ganas de hacer carreras en los negocios, sobre todo porque aumenta la esperanza de vida.

“No se trata sólo de sentarse bajo un árbol al sol, sino de mantenerse activo y de mantener el cerebro estimulado. Una forma de hacerlo es seguir trabajando. Y hay un imperativo financiero para asegurar que el futuro sea seguro mientras viva más tiempo “, afirmó