Tecnologias limpias, oportunidad para Pymes.

 

 

 

Tecnologías limpias, buena oportunidad de mercado para las Pymes, es un excelente proyecto de acuerdo a un informe del Banco Mundial  que indicó las actuales coyunturas para las pequeñas y medianas empresas (Pymes) en los países en desarrollo que les permitirían generar crecimiento y empleos y sobre todo soluciones a los retos que existen en materia climática a nivel local.

El mayor énfasis en el tema del cambio climático se llamó a los países para que tomen medidas para evitar una catástrofe ambiental. El documento, titulado “Building Competitive Green Industries: The Climate and Clean Technology Opportunity for Developing Countries” (Fortalecimiento de las industrias ecológicas competitivas: La oportunidad que ofrecen el clima y la tecnología limpia en los países en desarrollo), plantea que abordar el cambio climático representa una extraordinaria oportunidad económica, especialmente para los países en desarrollo.

El informe recomienda que los sectores público y privado lleven a cabo acciones para fomentar el creciente mercado para las pymes en el sector de tecnologías limpias:

“El fomento de industrias locales de tecnologías limpias en los países en desarrollo puede estimular un crecimiento  económico sostenible y generar riqueza”, dijo Anabel González, directora superior de las Prácticas Mundiales de Comercio y Competitividad del Banco Mundial, “abordando simultáneamente prioridades urgentes del desarrollo, como el acceso a energía limpia y asequible, agua potable y prácticas agrícolas inocuas para el clima”.

Solo en la última década, la tecnología limpia ha emergido como un importante mercado mundial. Durante los próximos 10 años, se calcula que se invertirán US$6,4 mil millones en los países en desarrollo. Del mercado total en dichas naciones, las pymes podrán tener acceso a alrededor de US$1,6 mil milones, según el informe. China, América Latina y África al sur del Sahara son los tres principales mercados en el mundo en desarrollo para pymes en esta área, con mercados previstos de US$415 000 millones, US$349 000 millones y US$235 000 millones, respectivamente.

Los sectores con potencial son el tratamiento de aguas residuales, la energía eólica terrestre, los paneles solares, los vehículos eléctricos, la bioenergía y los pequeños proyectos hidroeléctricos.Para liberar este potencial ambiental y económico, es necesario hacer más para apoyar a las empresas ecológicas. Las pymes que se dediquen a las tecnologías limpias enfrentan enormes desafíos, especialmente a la hora de conseguir financiamiento inicial y en la etapa de crecimiento.

Los países pueden ayudar creando incentivos de políticas específicas para alentar el desarrollo de sus propios sectores de tecnología limpia. El informe proporciona a los responsables de formular políticas una gama de instrumentos prácticos que ayudan a apoyar a las pymes en esferas, tales como mecanismos de financiamiento innovadores, aceleración de las empresas y el espíritu empresarial, desarrollo de mercados, desarrollo tecnológico, y marco legal y regulatorio. Estas consideraciones de políticas se ilustran con estudios de caso de programas nacionales en Corea del Sur, India, Tailandia y Etiopía.

Los trabajos de tecnologías limpias se comparan favorablemente con los trabajos en otros sectores. Estos requieren  mayor preparación y ofrecen mejores salarios y mayor seguridad en el empleo. Se espera que el movimiento hacia una economía con menos niveles de carbono y una economía más eficiente en el uso de los recursos dé un doble dividendo en términos de puestos de trabajo y mejoramiento medioambiental.

El programa de Tecnologías relacionado con el clima apoya a las Pymes y a las empresas emergentes locales en temas relacionados con las tecnologías limpias y el clima a través de sus Centros de Innovación Climática (CIC).

Hasta la fecha, el CIC de Kenya ayudó a 83 pequeñas empresas,que han proporcionado servicios de acceso a agua más segura a más de 8200 personas, dado acceso a fuentes de energía con bajo nivel de emisiones de carbono a casi 49 000 habitantes y reducido 59 675 toneladas de CO2 (el equivalente a los gases de los tubos de escape producidos anualmente por alrededor de 13 000 automóviles.