La idea loca que cambió el mundo de las bicicletas para niños

Decía Mark Twain que“Ryan Mc Farlandun hombre con una nueva idea es un loco hasta que esta triunfa” y la iniciativa de Ryan Mc Farland, un hombre que le encanta montar caballos y bicicletas de montaña, al principio parecía cosa de loco porque el sencillamente fragmentó una bicicleta de niño y la dejó sin pedales para su hijito para convertir una idea aparentemente loca en un cambio total para el mundo de las bicicletas.

Cuando su hijo cumplió los dos años Mc Farland le compro un triciclo con rueditas al lado para que conservara el equilibrio. “” Mi entusiasmo se convirtió rápidamente en frustración al ver a mi hijo con ganas de  montar su equipo y con sólo 20 libras luchar con el peso y la complejidad de esas llamadas ‘ bicicletas para niños ‘”, dijo a la revista Business Insider

Dijo  que el papa en su interior quería ayudar a su hijo para que pudiera montar la bicicleta, pero el corredor de moto cross que también yace dentro de él solo pensaba en hacer un equipo más eficaz para correr. De esa manera comenzó  a repensar la bicicleta tradicional de niños para buscar la manera de convertirla en un equipo más adecuado para su hijo. Pensó en la perforación de agujeros o cortar partes, pero luego tuvo un momento de clarividencia: Él podía deshacerse del sistema de pedal por completo. Y se preguntó ¿Qué aportaría la propulsión en su lugar? Pues algo muy sencillo que ayudaría a ejercitar mas a los niños: sus propios pies.

McFarland le quitó los pedales, lo que le permite bajar el centro de gravedad de la bici y así estabilizar el paseo. Lo que es más, su hijo podría sentarse con los dos pies en el suelo, lo que le daba el control total de movimiento. Podía caminar a lo largo de cuando se va poco a poco , correr para coger velocidad , y luego levantar sus pies para deslizarse a lo largo . El diseño ayuda a que el ciclista consiga un truco de equilibrio y movimiento.

De esa forma aparentemente sencilla nació  el Strider, un nuevo tipo de bicicleta que se convirtió en un lucrativo negocio para este inventor emprendedor. En el 2007 , McFarland utilizó su invención para fundar Bicicletas Strider . Desde entonces ha visto un crecimiento explosivo. Vendió más de 695,000 productos , y la compañía recaudó US $ 10 millones en ingresos en el 2013 .

Lo que es más, McFarland , de 45 años , fue nombrado por la Administración de Pequeños Negocios de los EE.UU. como uno de los 53 mejores emprendedores de pequeñas empresas de Estados Unidos del año. McFarland ve el Strider que llena una necesidad que ninguna otra bicicleta cumple. “Creo que no ha habido nada en el mercado que atiende las necesidades de un joven de 18 meses de edad, o 2 años de edad “,

El Strider no sólo enseña a los niños pequeños los fundamentos de andar en bicicleta, sino que también hace una gran diferencia en la vida de los padres. ” La movilidad del niño mejoró a tal punto , que realmente te cambia la vida “, dice . ” El padre de familia se ha unido a una bolsa de pañales y un cochecito de los últimos dos años, o que se están moviendo a paso de tortuga a la espera de su criatura de 2 años de edad. Todo eso cambia cuando el niño empieza a desplazarse, en esta suerte de bicicleta moto . ”

Strider Sports International, Inc. diseña, bicicletas de equilibrio sin pedales eficientes que ayuden los niños a montar, aprender y explorar el mundo en dos ruedas. Fundada por Ryan McFarland en enero de 2007,  El objetivo de Strider Sports es simplificar una bicicleta a su esencia, por lo que el tamaño adecuado, ligero y simplicidad se combinan para eliminar cualquier temor a montar del niño.

El equipo original evolucionó a través de numerosos prototipos y se emitió finalmente una patente de EE.UU.. Entonces, la empresa procedió a la marca del producto por todo el mundo Los esfuerzos de la marca continuó con el empuje para desarrollar un “estilo de vida” de los eventos y competiciones de ciclismo Strider, que ha evolucionado para incluir un evento de Strider World Championship Racing, con niños participantes  de todo el mundo que compiten cada año.

Una vez más una sencilla idea, no solo se convierte en un negocio de millones de dólares sino que  ayuda socialmente a millones de personas que ven en este sistema el más adecuado para los niños pequeños de 13 meses en adelante. Al final no estaba tan loco Mc Farland con su idea que cambió el mundo de las bicicletas para niños.