Enfoques para su idea de negocio

 

A veces al tener una idea de negocio buscamos referencias con potenciales clientes, quienes ratifican lo acertado de ese presunto emprendimiento y llenamos la mente solo en obtener éxito sin contar los errores por eso es recomendable conocer estos enfoques practicos para probar su idea de negocio.

 Resulta que cuando ofrecemos el proyecto ya en concreto, encontramos que esos mismos clientes ya no les interesa nuestra idea al nosotros no utilizar algo llamado por los psicólogos  “sesgo de confirmación”,  el cual radica en  buscar información que afirme nuestras creencias, o  bien hacemos la  estrategia de la “prueba positiva,” la cual genera preguntas que responden a nuestras creencias y eso por supuesto impide obtener buenos comentarios de nuestros clientes, para evadir esas trampas pueden le ofrecemos estos tres enfoques.

1. Reemplace los supuestos con hipótesis.

Haga una lista de todas las suposiciones que tiene sobre sus clientes: sus puntos de precio, ángulos débiles y preferencias. Configure todos como hipótesis. Por ejemplo, si su suposición es que los clientes desean más opciones para personalizar su producto, su hipótesis es que si ofrece más personalización, los ingresos aumentarán. Si cree que los clientes comprarán más de su producto a un precio más bajo, su hipótesis es que si baja el precio, los clientes comprarán más productos con mayor frecuencia. Y si piensa que invertir más en las redes sociales mejorará la lealtad de los clientes, su hipótesis es que al pasar una parte de cada día respondiendo a los comentarios de los clientes en línea, aumentará su tasa de retención.

2. Pruebe las hipótesis.

Eso podría ser a través de entrevistas, encuestas o pruebas. Para la hipótesis de personalización, podría crear una prueba en su sitio web: algunos clientes verán la personalización como una opción, y otros no. ¿Las ofertas personalizadas se venden mejor? Para la hipótesis del precio, establezca entrevistas con 20 clientes que no compraron su producto. (Los programas de correo electrónico se pueden configurar para hacer ping a las personas que pasan por una secuencia de ventas sin comprar). ¿El precio era la principal razón para el rescate? Y finalmente, para su hipótesis de redes sociales, haga un seguimiento de cada cliente que participó en las redes sociales para ver si compra con más frecuencia que el cliente promedio.

3. Realiza mejores preguntas.

Si realiza encuestas o entrevistas, tenga cuidado de no hacer preguntas condicionadas. Si le pregunta a un cliente: “¿Fue el precio una parte importante de su decisión de no comprar?”, Es más probable que diga que sí. El precio siempre es un factor, pero no siempre es el factor. Para llegar al factor, deje que su cliente complete el espacio en blanco. Pregunte: “¿Cuál fue el factor más importante en su decisión de no comprar?”. Luego podría responder: “La ventana de entrega fue demasiado larga”. Ahora ya sabe dónde esforzarse y como hacer realidad con efectividad su idea de negocio.