Elevador pitch, antesala del dinero.

 

 

¿Tiene una buena idea de negocio?, ¿busca inversionistas?, pues necesita ante todo preparar un buen “elevador pitch”, la antesala para buscar dinero, porque esa disertación le pueda interesar a futuros socios capitalistas con su proyecto y pongan el dinero necesario dentro de su emprendimiento.

Si usted  recién comienza en este camino para desarrollar su proyecto el termino del “elevador pitch” lo dejará con la expresión del “what”.No se preocupe si no sabe el significado de este anglicismo, dice un viejo proverbio chino que “aquel que pregunta es un tonto por cinco minutos, pero el que no pregunta permanece tonto por siempre” y de eso se trata la vida de aprender todos los días. El vocablo fue creado durante la década de los 80 por Philip B. Crosby y alcanzó gran popularidad en ese tiempo y los 90. En la actualidad se utiliza de manera frecuente dentro de los negocios y se trata de un discurso breve.

Si, el “elevador pitch” es solo una disertación que debe hacer un emprendedor  sobre su negocio ante los inversionistas y la analogía con el ascensor es que sus palabras deben durar el mismo tiempo de la trayectoria del aparato que sube de la planta baja hacia un quinto piso. El chiste no solo consiste en decirlo, sino también encontrar una manera efectiva que interese a ese potencial socio capitalista.

Toda una faena, es cierto, pero no se preocupe existen ya métodos y formas de que fundamente un buen “speech”. Muchas escuelas de negocios ofrecen metodologías para que aprendan y en  “Youtube” existen  diferentes ejemplos concretos que pueden ayudarlo. Por lo pronto le daremos algunas pistas  para su primer “elevador” pitch

Lo más importante tiene que ser corto, bien fundamentado, ya que el inversionista tiene que entender con claridad en qué consiste el negocio. Tiene que identificar a sus competidores y el mercado al que encamina su producto, mas informar de los costos, proyecciones de ingresos y retorno de la inversión dentro de un periodo lógico. Y el punto más importante. Sea bien especifico con el capital que necesita.

Algunos expertos señalan los errores más comunes que cometen quienes utilizan esta herramienta de negocio. El primero y el más frecuente es confundir el “elevador pitch” como si vendiera publicidad. Usted busca socios  capitalistas, no compradores de su servicio o producto.

Otro error  es no enfocarse en el punto que busca y andarse por las ramas con digresiones que  lo alejan en la idea central de su discurso  que es sencillamente BUSCAR DINERO, así con letras grandes. No atosigue al inversionista con sus problemas personales y vaya al meollo del asunto, claro, con elegancia, pero sin perder el rumbo. Recuerde que en este ejercicio el “tiempo es oro”.

No exagere las cualidades de su proyecto. No caiga en las trampas de querer engañar con cifras abultadas su presentación, porque esa acción trasgrede la primera ley no escrita de un negocio: confianza. De igual modo tampoco recargue los adjetivos hacia su persona, es importante presentar los miembros de su equipo, ya que es sustancial que recuerde que la inversión es en el proyecto y no existe uno sin que lo maneje un grupo de personas. El líder es importante, pero no es relevante para conseguir la inversión.

Por último y resulta un punto vital  es prepararse para lo imprevisto. Napoleón decía que “todo está previsto, menos lo imprevisto” y eso puede ser preguntas que le hagan los inversionistas, como saber el retorno del capital, la cantidad de empleados e incluso el demográfico que espera interesar con su producto o servicio. Tiene que estar preparado para todo si espera que alguien tenga confianza de darle su dinero a usted.

Practique una y otra vez  su alegato y comprobará que cada vez lo hará mejor. Si quiere grábese con la cámara de su propio teléfono, ahora que eso resulta tan fácil y poco a poco la subida del ascensor será cada vez más fácil. Suerte y espero que pronto consiga esa inversión que tanto necesita para llevar su negocio al siguiente nivel.