El ADN de tu marca.

El Adn de tu marca, definirlo y proyectarlo son cosas del branding. Cuando nacemos, todos contamos con un ADN que nos hace únicos. Un código genético que determina nuestros rasgos físicos, carácter, aptitudes, lazos familiares o la predisposición a padecer enfermedades, entre otras cosas. 

Sin embargo, el ADN no programa nuestra vida. Posteriormente recibimos un nombre, desarrollamos una personalidad y adquirimos valores con los que crecemos y nos proyectamos.

Lo mismo pasa con las empresas y sus marcas. Hasta el negocio más pequeño recibe un nombre y cuenta con una esencia con la que buscará lograr su cometido: crecer, posicionarse, ser rentable y trascender. 

El ADN se compone de características especiales y ventajas competitivas que hacen única a una marca. Este código genético dirige el crecimiento, desarrollo y evolución de la misma; proyectándola a través de los colores, el nombre, el eslogan, comunicación, campañas de publicidad, servicios, productos, empaques o etiquetas; es decir, a partir del branding que se realice.

¿Cómo identificas el ADN de tu marca? Su carácter lo defines por: 

• Los valores distintivos, que son el reflejo de la filosofía de la empresa. A un consumidor la marca no le significa nada hasta que identifica conscientemente el valor específico que le ofrece.

• La personalidad o identidad, que es el estilo particular de cómo se presentan y entregan los productos o servicios.

• Sus diferenciadores, las características que hacen al producto o servicio incomparable a otros.

• La innovación que le permite evolucionar y desarrollar nuevas opciones, marcando tendencias en su ámbito.

• Sus cualidades o características que identifican a la marca visiblemente y se soportan en el logo, diseño corporativo, comunicación, packaging, calidad, servicio, renombre, entre otros elementos. 

Por otra parte, construir una marca sustentada en su ADN, posicionarla en el mercado, reforzar su valor y lograr que permanezca en la mente del consumidor no es tan simple. Para ello se requiere de una estrategia de branding, que si bien significa un reto para las grandes marcas, en el caso de una PyME el desafío es mayor, siendo pocas las empresas que realmente comprenden este concepto para lograr rentabilidad.

Si estás por planear una estrategia de branding o te encuentras en el proceso, evita estos errores comunes en que las Pymes suelen caer:

1. Definición confusa de la marca

Visualiza cuál es el tipo de relación que quieres crear con tu consumidor e identifica las ventajas competitivas de tu marca para evidenciarlas durante la construcción de imagen.

2. Desorden

Situación que suele darse desde la formación del logo que la representará. Por ejemplo, al iniciar un proceso de branding muchos empresarios comienzan a adherir gran cantidad de elementos visuales a su identidad gráfica con el afán de lanzar una ‘marca robusta’ que abarque todo.

Recuerda, la grandeza está en ser reconocidos y recordados a través de la simplicidad de imagen y buena definición de marca.  Contar con un logo o acciones de comunicación claros y fáciles de asimilar, es una manera más efectiva de presentar nuestro producto o servicio a quien queremos llegar.

3. Modificaciones continuamente sin razón de ser

Muchas marcas convierten su imagen con la intención de llegar a otros mercados, reposicionarse o modernizarse. El ejercicio suele ser bueno siempre y cuando la metamorfosis se sustente con análisis estratégicos y la evolución de la marca lo demande; o a menos que la identidad gráfica no proyecte los pilares de la marca desde un principio a causa de una mala implementación.

Finalmente, el verdadero éxito del branding no proviene de un manual, sino de una definición sólida de valores sobre los que la marca está construida, y que forman una conexión real con tus públicos logrando quedar plasmada en sus mentes.

Una marca bien gestionada y posicionada es un elemento trascendental para la empresa. A través de ella, incrementarás el vínculo emocional de tus clientes hacia tus productos o servicios.

 

Yolanda Guadarrama es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Autónoma Metropolitana de México Se especializó en Administración de Empresas de Relaciones Públicas y cuenta con un Master en Negocios y Liderazgo. Es directora y fundadora de la agencia de relaciones públicas Reactiva Comunicación y columnista en algunas publicaciones.

Twitter: @Jolielu. @ReactivaInfo. Facebook: Reactiva-Comunicación