Cuatro consejos de finanzas para emprendedores.

 

Conseguir financiamiento para su proyecto es una de las mayores preocupaciones que enfrentan los emprendedores cuando inician el camino de hacer efectivo su idea de negocios y el académico Scott Shane, profesor de estudios para emprendedores en uno de sus artículos cuatro consejos que al menos deben tener en consideración, quienes se sienten agobiados por recaudar dinero.

Primer consejo: Una mayoría de empresarios, creen que la búsqueda de financiamiento externo no vale la pena gastar su tiempo. Sólo una pequeña fracción de las nuevas empresas obtienen dinero de alguien que no es un fundador de la empresa. Por lo tanto, a menos que su negocio tenga una gran cantidad de activos duros que pueden ser utilizados como garantía de un préstamo, o  sea uno del puñado de startups que posee el potencial de crecimiento  y plan  para atraer inversionistas, ángel inversionista y capitalistas de riesgo, es poco improbable que sea fructífera la recaudación de dinero. Es mejor desarrollar un modelo de negocio menos intensivo en capital y financiar ese inicio usted mismo en vez de gastar su tiempo tratando de recaudar dinero.

Segundo consejo: Su crédito personal y colateral personal importan mucho cuando financian la puesta en marcha de un negocio.  Una encuesta de la Reserva Federal sobre finanzas de las pequeñas empresas muestran que los propietarios de una cuarta parte de las empresas menores de cinco años y casi la mitad de las empresas individuales que envejecen, garantizan personalmente las deudas de sus negocios. Dado que sólo una minoría de las empresas pide prestado externamente en absoluto, significa que la mayor parte del capital que empresarios prestan es personalmente garantizado.

Con la deuda personal, la decisión del prestamista depende menos en el potencial del negocio que en el crédito y la garantía del empresario. Si no tiene un gran crédito personal y tiene pocos activos para comprometerse con un préstamo, tendrá dificultades para obtener préstamos para financiar su nuevo negocio, sin importar cuán grande sea su idea de negocio. Así que si desea iniciar un negocio, tenga cuidado con su crédito personal.

Tercer consejo: Es más probable obtener un préstamo que una inversión de capital de un extraño. Debido a que el capital de riesgo y las inversiones de ángeles son más exigentes que los préstamos bancarios y el crédito comercial, el primero obtiene la mayor parte de la atención en libros y artículos sobre finanzas empresariales. Sin embargo, la mayoría de las empresas que obtienen financiación externa obtienen deuda, no capital.

Sólo un pequeño porcentaje de las startups se financian mediante la venta de acciones a los ángeles acreditados o capitalistas de riesgo. Las estadísticas muestran que alrededor del 1 por ciento de las empresas consiguen su financiación por estas dos fuentes combinadas. Otros inversores informales -como amigos, familiares y ángeles no acreditados- añaden algunos puntos porcentuales a la proporción de empresas que obtienen capital fuera de la bolsa, pero la investigación muestra que estas fuentes son más propensas a prestar dinero que a tomar una participación accionaria. Por lo tanto, a menos que su negocio es el tipo que los ángeles y capitalistas de riesgo buscan, no debe perder su tiempo buscando inversores de capital.

Cuarto consejo: Los acreedores comerciales es donde sus probabilidades de obtener financiación para el negocio en sí son más altos. Según el análisis de la Encuesta de Finanzas de Pequeños Negocios de la Reserva Federal,  el crédito comercial es la herramienta financiera más común utilizada por las pequeñas empresas. Debido a que el crédito comercial es ofrecido por los proveedores para ayudarle a comprar sus productos, incluso las empresas más recientes pueden obtenerlo.

En resumen, a menos que tenga un negocio raro y de alto crecimiento con planes para salir a través de una oferta pública inicial o adquisición dentro de cinco a siete años, lo mejor es minimizar sus necesidades de capital y financiar su puesta en marcha con su propia dinero, dinero que usted pide prestado personalmente y el crédito comercial.