Cinco pasos para administrar un negocio exitoso.

 

 

La acumulación de tareas de un emprendedor puede hacer que pierda de vista el control del negocio y  lo haga desviarse del crecimiento en la organización de su negocio, sin embargo siempre estará a tiempo de retomar el buen camino si sigue estos cinco pasos para administrar un negocio exitoso.

Un empresario tiene una acumulación de tareas tal, que lo pueden desviar de la ruta del crecimiento organizacional; o peor aún, a falta de delegar, tiene que desempeñar diversos roles y pierde de vista el control del negocio. Estas distracciones también suelen ser resultado del desorden en la asignación e incumplimiento de labores de cada colaborador de la empresa. 

 En todas las compañías, ya sean grandes corporativos o micro empresas, resulta esencial administrar el negocio de manera eficiente para ordenar y facilitar procesos internos y externos, lo cual da como resultado una productividad óptima.

Si emprendes o tu empresa se encuentra desorganizada, retoma el camino con estos pasos para  sistematizarla.


1-Establece objetivos.

Se trata de tu plataforma estratégica de la organización. Define lo que hace la empresa y hacia dónde va en el corto, mediano y largo plazo. Revisa la misión, visión, los valores corporativos y los objetivos de tu negocio. Redáctalos de forma clara y fácil de recordar. Compártelos con todo el equipo.

2 Precisa a tus clientes
Delimitar un perfil de las personas a las cuales diriges tus productos o servicios -también conocido como mercado objetivo o target-, ayuda a definir los medios y mensajes con los que te puedes comunicar con ellos.

3 Asigna roles y actividades
Describe las tareas que deben realizar tus colaboradores para que el negocio funcione. Define jerarquías y cargos, así como el nivel de responsabilidad, conocimientos, habilidades y fortalezas que requiere cada uno para que puedas contratar al personal que tu negocio necesita.

4 Proyecta a los líderes
Es importante tener dentro del equipo de trabajo, una o varias personas que sean un modelo a seguir, ¡imanes con ideas creativas!

5 Documenta y gestiona el día a día 
Revisa continuamente todos los procesos para comparar períodos de tiempo, identificar logros o pérdidas, realizar ajustes, conocer el know-how del equipo de trabajo, ajustar los métodos de comunicación con los clientes y evaluar el funcionamiento y crecimiento de la compañía. Registra diariamente los gastos, las ventas, los mejores clientes y los productos más rentables. Desarrolla formatos y bases de datos que te permitan hacerlo en conjunto con tus colaboradores.

En Internet puedes encontrar diversas herramientas en línea para llevar la administración de manera sencilla. Mejor aún, optimiza la implementación y hazlo a tu medida: invierte y contrata un CRM (proviene de la sigla del término en inglés customer relationship management)

Recuerda, una organización bien estructurada proyecta su eficiencia más allá de su funcionamiento interno: también le llega a sus clientes.