Ahorrar no es una misión imposible.

 

¿Ahorrar?, esa pregunta siempre trae como respuesta un encogimiento de hombros para cualquiera, porque en estos tiempos turbulentos de crisis y lenta recuperación, pensar ahorrar se convierte en un deseo lejano, prácticamente impracticable, casi una misión imposible.

Sin embargo todo no  se encuentra perdido dentro de esos graves problemas que nos agobian y para intentar ahorrar algo de dinero usted puede aprender hacer  un presupuesto con los medios que tiene a su disposición para tratar de alcanzar sus metas financieras.

Ahorrar es una ayuda necesaria para conseguir sus propósitos financieros, ya sea en compras de artículos personales, como arreglos para sus casas o unas vacaciones. Lo mejor es que con ese presupuesto planificado  puede obtener lo que desea sin quedar sumido en deudas.

Es necesario reconocer que la tarea no será fácil, porque los costos de energía, gastos usuales del hogar, alimentos u utensilios escolares y ropa para los hijos, hacen que ahorrar sea cada vez más difícil. A pesar de todo con un poco de concentración y esfuerzo, guardar dinero no sólo es posible sino que es sencillo.

Primero que todo enfoque sus prioridades y pregúntese. ¿Para qué quiero ahorrar? Luego, haga un plan y establezca la fecha límite para el logro de su objetivo. Realice una planificación donde divida el dinero total que necesita por el número de semanas, meses o períodos de pago que existen entre la fecha actual y la fecha de su objetivo.

Acto seguido que haga eso comience a controlar  sus gastos en una semana. Se sorprenderá de las cosas que compró y las que no necesita. Trate de comprar en efectivo, lo cual puede ayudarlo a cumplir con su proyección de gastos y evitará comprar por impulso. Si sabe que importe desea gastar podrá tener el dinero exacto para sus compras. Reduzca sus facturas y cuide sus consumos de electricidad y gas. Haga una lista de los gastos secundarios. Deje los que más le gustan y elimine los demás.

Otra manera de ahorrar es que a través de su banco puede solicitar que le transfieran automáticamente fondos  de su cuenta corriente a la de ahorros. Es difícil ahorrar, pero no es una misión imposible si gastamos lo necesario bajo el ojo vigilante de nuestro propio presupuesto. Trate de hacerlo y comprobará que contará recursos suficientes para salir de vacaciones o comprarse aquellos bienes que pensó no poder tener.